ETAPAS DEL PROCESO CREATIVO III: EL ESQUELETO DE TU HISTORIA

La mayoría de las historias que conocemos contienen una estructura dividida en tres actos. Esta estructura llamada también “estructura aristotélica” proviene del mismo Aristóteles quien consideraba, con muy buen criterio, que cualquier historia debía tener un principio, una parte media y un final. Esta fórmula, utilizada por la mayoría, es la más común por ser una estructura que difícilmente hará que el espectador se pierda en la historia. Un inicio donde se presenta a los personajes y el conflicto, una parte media donde se desarrolla el drama y un final donde se resuelve.

Que sea la fórmula más utilizada no implica que debamos necesariamente utilizarla, pero yo, que intento siempre trasgredir alguna regla que otra en mis propios proyectos, sí recomiendo en todos los cursos que imparto de guion conocer primero todas las reglas, para poder luego saber cuál es la mejor forma de romperlas y sobretodo el “por qué” romperlas, porque no hay nada que revele más el desconocimiento de un guionista sobre la “gramática” y estructura cinematográfica que leer un guion donde se han saltado todas las reglas sin ningún tipo de sentido ni criterio.

La mejor manera, para que eso no ocurra, es conocer la estructura clásica, conocer todos sus elementos y luego decidir si la historia que se está contando tiene cabida en dicha estructura de tres actos o es mejor contarla en 4, 5, 6, 8 o simplemente romper con todo lo establecido.

Así pues, en esta etapa del proceso de creación deberíamos analizar los puntos clave de nuestra historia:

El Detonante. Ante una aparente normalidad ocurre algo que hace que la vida de nuestro personaje dé un giro. El detonante hará que nuestro protagonista se sienta trastocado por el nuevo acontecimiento y tenga que cambiar de rumbo. Por ejemplo en la película ”Verano del 93” de Carla Simón, la historia empieza detonada con la muerte de la madre de la protagonista, ahora huérfana de padre y madre, se tiene que ir a vivir con sus tíos.

El 1º Punto de Giro es el momento en que el personaje debe decidir si luchar o no por su objetivo. Es una decisión drástica para el protagonista porque la decisión de ir a por él hará que todo cambie. Ese objetivo debe ser difícil de conseguir y cómo guionistas debemos obstaculizarle lo máximo posible el conseguirlo, desarrollándolo en torno al segundo acto de la historia.

El 2º Punto de Giro generalmente sucede cuando el personaje, después de haber superado todos los obstáculos posibles durante el segundo acto, lo pierde todo. Como espectadores, nos tiene que dar la sensación de que el protagonista ha fracasado en su intento por conseguir su objetivo. En este punto hay una drástica decisión por parte de nuestro protagonista: no rendirse, coger un último aliento e intentarlo una vez más. Eso nos llevará al 3º Acto.

El Clímax es el encuentro entre el protagonista y su oposición, una lucha por ver quién gana, es la última “batalla”, ya sea física o emocional, del protagonista para conseguir su objetivo.

En la Resolución se resuelve el conflicto ya sea en positivo o en negativo. El espectador se da cuenta de lo mucho que ha crecido el protagonista, en este momento es dónde se visualiza el Arco del personaje. Por ejemplo: en el Padrino I, después de la discusión que mantienen Michael y su mujer, donde ella le pregunta si es cierto que él ha mandado matar a su propio cuñado, y él le miente mirándola a los ojos sin dudar, vemos que ella se tranquiliza pero observamos a un Michael completamente transformado, ha pasado de ser “el niño bueno” de la familia, un héroe de guerra a un cruel capo de la mafia donde por cómo nos lo cuenta Coppola, Kay, la mujer de Michael, será aislada, literalmente cerrándole las puertas y dejándola al margen mientras él se convierte en el nuevo Padrino. Os dejo este maravilloso y mítico final que seguro os dejará los pelos de punta.

  |estas imágenes no son propiedad de Espacio Crea Cine y se utilizan exclusivamente con fines educativos.|

Una vez conozcas todos los puntos de giro de tu historia puedes animarte a escribir tres párrafos que conformarán un esqueleto básico de tu historia: El primer párrafo será el inicio y expondrá el primer acto de tu película y deberá contener tu detonante y acabar con el primer punto de giro. El segundo párrafo contendrá el segundo acto, es decir, la parte central de tu historia, y finalizará con el segundo punto de giro y en el tercer párrafo escribirás el final de la historia con su clímax. Una vez escrito puedes evaluar tu historia y tener una idea más clara de si vas o no por buen camino para poder hacer los cambios oportunos, si hicieran falta, antes de continuar con la siguiente etapa que para mi es la más interesante de todas: LA CONSTRUCCIÓN DE PERSONAJES.

suscríbete a este blog

Recibirás una notificación cuando

se publique un nuevo artículo

y Si te interesa saber más sobre formato de guion...

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta